Aspas para impulsar el mundo

En Holanda estas fuentes de energía eólica han tenido que ser relegadas al mar, fuera de las ciudades y pueblos donde se les acusa de generar ruidos y alterar el paisaje de los bonitos molinos de viento. Un ejemplo de cómo la gente es tan maniática y estúpida que son capaces de morirse en una toalla de oro antigua antes que salvar sus propias vidas y las de los demás. Bonito detalle, un 0 para los representantes de tal atrocidad y un 10 para los ingenieros que han sido capaces de levantar estos enormes nuevos molinos que en vez de espectáculo visual nos traerán más vida.

energia eolica