James Blunt – You are beatiful

Hola Yoko: 

Vi un ángel y me sonrió… tu belleza, tu belleza es real, vi tu cara en un lugar lleno de gente y no supe qué hacer, porque nunca estuve contigo. Y ya es hora de afrontar la verdad, ya nunca estaré contigo.

 

La primera vez que escuché esta canción fue cuando preparaba el “concierto de boda” de mi hermana, innumerables canciones donde elegir, lentas, pop, rock, country… unas 40 horas (4 CD’s más uno de repuesto) preparando lo que después todos los invitados calificaron como la fiesta donde mejor se lo pasaron. Yo también quedé impresionado, gracias a la música, nadie se fue de la fiesta posterior a la boda hasta las 4 de la mañana, todos allí aguantando y pasándolo bien.

Los CD’s ya estaban preparados como decía pero faltaba algo fundamental, ¿qué canción abriría el baile de boda posterior al banquete? ¿El típico vals? No señor, hacía falta algo distinto, decidimos poner a James Blunt y su “You’re beautiful”. Nunca podríamos haber imaginado las consecuencias que esta elección traería. Fui al servicio antes del baile y según salí por la puerta allí estaban, Nuria y Tony comenzando el baile bajo las atentas miradas de todos y con los primeros compases de la canción. Fue precioso, me pareció estar viendo el final de una maravillosa serie de esas que no puedes contener la emoción y se te dispara la adrenalina y el corazón empieza a encogerse. Miré las caras de los presentes y me dije “pero cómo he podido hacer esto”, todos estaban con la vista fija, nadie hablaba, los que tenian pareja se abrazaban mientras miraban el baile y ponían cara de soñadores enamorados.

Cuando sonaron los últimos compases que se mezclaron con los de la música de La Quinta Estación, todos parecimos despertar de un bonito sueño inducido y desde entonces recordaremos aquel momento como uno de los más emotivos que hemos vivido.

PD: Después de aquello todo el mundo queria aquellos CD’s para volver a rememorarlos en casa, algo inaudito y en variasocasiones me dijeron que preparase la música para la siguiente boda 😛

Yoko, te quiero y te echo de menos.